¿Qué es?


Más del 60% de las empresas no conoce si un cliente le es rentable ó no. Y generalmente tampoco conocen el impacto de sus acciones para mejorar.

La principal problemática es la generación de demanda, pero luego de obtenerla, la oportunidad de mejora se traslada al análisis de cada cliente/proyecto.

 

Es la relación entre beneficios (ganancias) y esfuerzos (inversión).

Es la respuesta a la pregunta:

¿Cuántos dólares ganas por cada dólar que inviertes?

Existen dos grandes tipos:

    • Económica.
    • Financiera.ideas.png
 

La económica se refiere al estudio de todos los recursos de la empresa 

que se invierten para generar una ganancia, en cambio la financiera sólamente analiza los recursos propios de la empresa.

Sea económica o financiera se utiliza comúnmente para poder compararse entre empresas con un valor relativo (porcentaje). Lo cual eso permite detectar problemas cuando por ejemplo, tu rentabilidad es del 6%, mientras que en tu industria, lo general es tener una del 10%. En este caso, podrás detenerte, y pensar en tus estrategias para generar beneficios ó bien si estás invirtiendo recursos innecesarios.



¿Cómo calcularla?


Económica

Es más bien un cálculo contable y sencillo pero que en todo tablero de comandos de un CEO debe existir al día. Sus siglas: R.E. ó bien R.O.A. (Return on Assets).

Rentabilidad Económica

Este resultado, expresa la capacidad de una empresa para realizar con los activos que tiene, sean ajenos ó propios. Es decir, que responde a la pregunta de qué monto de dinero gana por cada unidad de dinero que tiene.

 

Financiera

También conocida como R.O.E. (Return on Equity), es prácticamente lo mismo que la económica pero con los fondos propios que cuenta la empresa.

Rentabilidad Financiera

Se expresa en porcentajes. y un ejemplo sería si se coloca en una cuenta un millón de dólares y los intereses generados son cien mil, la rentabilidad es del 10%. Se calcula dividiendo la cantidad generada y la cantidad que se ha necesitado para generarla.



¿Cómo mejorar?


La buena noticia: ¡Existen tácticas para mejorar!

  • No dependas de una sola fuente de generación de demanda. (Diversificar).
  • Establece objetivos inteligentes (SMART).
  • Elabora procesos en toda la empresa.
  • Cuida tu cartera de clientes.
  • Controla bien los costos y gastos.
  • Maximiza el margen de cada producto/servicio.
  • Gestiona el stock de forma eficiente.
  • Planifica y gestiona.
  • Motiva al personal y explícales la importancia.
  • Invierte en tecnología.


¿Quieres aprender más sobre el tema?


estrategia-comercial-que-cierra-ventas